Feliz día del abogado 2019

“Para quien tiene como principio la legalidad no hay conflicto entre Derecho y Justicia, porque lo justo es que se aplique el Derecho”.

-Eduardo Poblete- Abogado certificado y miembro de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa, Colegio de Abogados ANADE.

Eduardo Poblete

Instituido por el Presidente de la República, Lic. Adolfo López Mateos, hace 55 años, el Día del Abogado, fue promovido por el fundador del Diario de México Don Federico Bracamontes Gálvez.

La fecha se estableció en homenaje al día en que Fray Bartolomé Frías y Albornoz, impartió la primera cátedra de Derecho en nuestro país en la Real y Pontificia Universidad de México, un 12 de julio de 1553. La carrera duraba siete años: cinco de prima y víspera de Derecho y dos de Jurisprudencia Civil.

La cátedra fue impartida por el licenciado Bartolomé Frías y Albornoz de quien se sabe que abrevó del Derecho en sus fuentes originarias y con conocimientos profundos de autores clásicos griegos y latinos en letras, historia y filosofía, además de un dominio de las sagradas escrituras que le permitían conocer y hacer referencias a las instituciones jurídicas hebreas; lengua que también hablaba e igualmente el árabe y lenguas romances como italiano, francés, catalán, gallego; con un profundo, se sabe, espíritu razonador y agudo conocimiento de la lógica que le permitía una exposición dialéctica de los asuntos, con gran sentido crítico.

Todo un jurista que nos inspira para asumir nuestra profesión con vocación, amor y compromiso por el saber, para hacer del Derecho el más acabado instrumento de convivencia y paz social, puesto que de su conocimiento y buen ejercicio depende la mejor impartición de justicia.

Celebremos el Día del Abogado, promoviendo una mayor profesionalización de la Carrera, para una mejor educación y ética de los profesionales del Derecho, tanto dentro del servicio a los particulares como de los gobiernos federal y locales.

La profesionalización de los Abogados debe pasar por la colegiación y certificación obligatoria.

Al respecto, los Colegios de Abogados, Las Barras de Abogados, UNAM, IPN, Suprema Corte de Justicia de la Nación y Secretaría de Educación Pública, han realizado tareas tendientes a analizar el tema y coadyuvando con las Comisiones de Justicia y de Puntos Constitucionales, del Senado, que han trabajado sobre dos iniciativas, Constitucional y reglamentaria, para concretar la Colegiación Obligatoria de todas aquellas profesiones que así lo requieran, incluidos médicos, arquitectos, contadores y, naturalmente, abogados, a través de reformas a los artículos 5, 28 y 73 de la Carta Magna y una Iniciativa de Ley que crea la Ley General para el ejercicio profesional sujeto a Colegiación y Certificación obligatorias.

“INIURIA EST OMNE QUOD NON IURE FIT”

“INJUSTICIA ES TODO LO QUE NO SE HACE CON DERECHO”

“Ama tu profesión. Trata de considerar la Abogacía de tal manera que el día que tu hijo te pida consejo sobre su destino, consideres un honor para ti proponerle que seaAbogado”.
-Eduardo J. Couture-

Feliz día del Abogado.

Anuncios

A un presidente patriota

“…El niño Dios te escrituró un establo
Y los veneros de petróleo el Diablo…”
-López Velarde-

Así dijo el poeta jerezano en su “Suave Patria” y a más de un siglo tan proféticas palabras guardan hoy una prístina vigencia.

Para Venezuela, Brasil. México, Colombia y Ecuador, los principales productores de petróleo en Latinoamérica, su fortaleza en la explotación de hidrocarburos ha sido además de fuente de su riqueza, origen de dramáticas luchas tanto de pugnas internas entre grupos de poder, como de conflictos históricos y asedio constante por parte de otros países, principalmente de Estados Unidos.

Definitivamente un combustible de alto octanaje en el motor de la economía de los pueblos que fueron bendecidos por la prodigalidad de la naturaleza y muy sensible para la ignición social y política, de los mismos pueblos.

A casi dos décadas del vaticinio que en verso describe Suave Patria, escrita en 1921, México vive tres circunstancias que el destino entrelaza para bien: un presidente patriota, una decisión valiente y un embajador de grata memoria.

Es el 1938, Lázaro Cárdenas decide expropiar el petróleo y Josephus Daniels, embajador en México, y consejero del presidente Roosvelt en materia de política mexicana, apoyó la expropiación de la industria petrolera decretada por el presidente Cárdenas.

-Daniels le dijo a Roosvelt que la expropiación era un acto de nacionalismo, no de comunismo, como estaba siendo calificado por algunos sectores que se sentían agraviados en sus intereses y que incluso para desacreditar a Daniels lo llamaban el “embajador rojo”.

Tiempo después, al despedirse de México, Josephus Daniels, dijo en su discurso pronunciado en una comida en la Secretaría de Relaciones Exteriores, celebrada el 7 de noviembre de 1941:

…“hay en cada generación hombres a quienes se tilda de extremistas y radicales porque no están dispuestos a vivir en un mundo estático…”

Roosvelt dijo de Daniels que fue “el mas eminente embajador de los Estados Unidos en América”.

A su vez Cárdenas escribió en sus apuntes, ante el deceso de Daniels el 15 de enero de 1948:

“Ayer murió en Raleigh, Carolina del Norte el señor Josephus Daniels, que fue embajador de la Unión Americana en nuestro país. Como embajador en México y después ya retirado a su país, fue un gran amigo de México.”

“…patria tu superficie es el maíz
tus minas el palacio del rey de oros
y tu cielo las garzas en desliz
y el relámpago verde de los loros…”

“Suave patria: tu casa todavía
es tan grande que el tren va por la vía
como aguinaldo de juguetería…”

El maíz lo importamos, las minas son de trasnacionales, las garzas y los loros son víctimas de la contaminación; sin embargo Suave Patria, tu casa es muy grande todavía, que el tren va por la vía como aguinaldo de juguetería…” porque la patria es grande…” impecable y diamantina…” y porque o avanza o se estanca en un mundo estático.

Por Eduardo Poblete

In Memoriam al Maestro Martín Hernández Ortíz

Por Eduardo Poblete

In Memoriam al Maestro Martín Hernández Ortíz

En su aniversario luctuoso.ea82697ed9755e975f3c7d735db2070c_XL

Martín me dijo que llevar a cabo la constitución de un Instituto de Investigaciones Jurídicas en la Universidad Anáhuac-sur, desde la Dirección de la Facultad de Derecho a su cargo, era uno de sus sueños.

 

Para el caso, previa aprobación de la Rectoría, ya había promovido la creación de un Centro de Estudios ex profeso desde donde se desplegaría el proyecto concebido en sus ideales y diseñado en sus planes.

-¡Será la mejor que se haya visto en el país en materia de investigación jurídica; quiero hacer historia!, me dijo.-

Su entusiasmo tenía que ver más con un compromiso por el conocimiento que él asumió consigo mismo, que, por el solo mérito de su trascendencia personal, que también es válido en los seres que como Martín hacen de la enseñanza una misión.

Me distinguió haciéndome parte de su proyecto, del que frecuentemente hablábamos y del que, debo reconocerlo, me prendó y contagió hasta la médula dada su vehemencia cuando de tocar el tema, desde su visión, se trataba.

Conocí a Martín hace ya algunos años, a través de uno de sus alumnos que nos presentó,  uno de los mejores que a lo largo de su vida académica había conocido -me dijo-, un hijo mío, Eduardo Héctor; Héctor como siempre le llamo Martín; y sin más, mostrándome su gran alma, se interesó en mi pasión por la cátedra incorporándome a su plantilla docente, de la que me enorgullezco de haber sido parte.

El que besa a mi hijo me endulza la boca, reza el proverbio. Quise conocer al mentor del que mi hijo, a quien le dispensaba un trato personal y deferente, me hablaba con admiración y respeto, y conocí a un verdadero maestro; un hombre de notables valores morales e intelectuales; un ser cuya sencillez era tanta como su generosidad y buen corazón.

Evocar a Martín, es invocar aquel pasaje del evangelio: “Por sus obras los conoceréis…”.

Hoy, muchos años después, continúo dando clases aquí, donde la ausencia que de él añoro es únicamente el tiempo antes de conocerlo, porque a partir de entonces, de que compartimos ideas, sueños e ideales, de que nos hicimos amigos, su recuerdo estará presente siempre en nuestra amistad.

Se podría decir que, el nuestro, fue un trato breve en el tiempo, pero intenso en el fondo; corto, pero suficiente para decirle a Martín: hasta siempre, amigo.

Hoy, brindo por el hombre que asumió como ideario propio el impulso al liderazgo y la excelencia que distinguen a la institución.

descargaPor el mentor que supo compartir sus dones enseñando, repensando la educación; con calidad académica; y crecimiento enmarcado por la visión del repensamiento acompañado de la calidad académica.

Por el amigo que supo compartir, dándose tiempo, su amor por el conocimiento y su pródiga mano amiga a  la amistad.

Queda en el memorial de nuestra Universidad, grabado con el más profundo sentimiento, el reconocimiento perenne al maestro Martín Hernández, en cuyo honor y memoria, dedico estas líneas.

Eduardo Poblete

Protección de la propiedad intelectual de acuerdo con los ADPIC: Invenciones (3 de 3 partes)

Dibujos y modelos industriales

En virtud del Acuerdo sobre los ADPIC, los dibujos y modelos industriales deben gozar de protección por un plazo mínimo de 10 años. Los titulares de dibujos o modelos protegidos deben poder impedir la fabricación, venta o importación de artículos que ostenten o incorporen un dibujo o modelo que sea una copia del dibujo o modelo protegido.

Patentes

images (1)Se establece en el Acuerdo que la protección de las invenciones mediante patentes debe durar como mínimo 20 años. Debe poder obtenerse protección por este medio tanto para productos como para procedimientos, en prácticamente todos los campos de la tecnología. Los gobiernos pueden negarse a otorgar una patente con respecto a una invención cuando esté prohibida su explotación comercial por razones de orden público o moralidad. Pueden excluir asimismo los métodos de diagnóstico, terapéuticos y quirúrgicos, las plantas y los animales (excepto los microorganismos), y los procedimientos biológicos para la producción de plantas o animales (que no sean procedimientos microbiológicos).

Sin embargo, las obtenciones vegetales deben ser objeto de protección mediante patentes o mediante un sistema especial (por ejemplo, los derechos de seleccionador previstos en los convenios de la Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV)).

En el Acuerdo se establecen los derechos mínimos de que debe gozar el titular de una patente. Pero se permiten también algunas excepciones. El titular de una patente podría abusar de sus derechos: por ejemplo, no suministrando el producto en el mercado. Para prevenir esa posibilidad, en el Acuerdo se dispone que los gobiernos pueden expedir “licencias obligatorias” por las que se autorice a un competidor a fabricar el producto o utilizar el procedimiento objeto de licencia. No obstante, sólo puede hacerse en determinadas condiciones encaminadas a salvaguardar los intereses legítimos del titular de la patente.

Cuando la patente se otorgue para un procedimiento de producción, los derechos deberán hacerse extensivos al producto directamente obtenido por ese procedimiento. En determinadas condiciones, un tribunal podrá ordenar a presuntos infractores que demuestren que no han utilizado el procedimiento patentado.

Una cuestión que se ha planteado recientemente es cómo garantizar que la protección de los productos farmacéuticos por medio de patentes no impida a personas de países pobres tener acceso a los medicamentos, manteniendo al mismo tiempo la función del sistema de patentes de dar incentivos para la realización de actividades de investigación y desarrollo encaminadas a crear medicamentos nuevos. En el Acuerdo sobre los ADPIC se prevén ciertas flexibilidades, como la expedición de licencias obligatorias, pero algunos gobiernos no estaban seguros de cómo se interpretarían esas flexibilidades y hasta qué punto se respetaría su derecho a valerse de ellas.

La cuestión se resolvió en gran parte cuando los Ministros de los países Miembros de la OMC publicaron una declaración especial en la Conferencia Ministerial de Doha, en noviembre de 2001. Convinieron en que el Acuerdo sobre los ADPIC no impide ni deberá impedir que los Miembros adopten medidas para proteger la salud pública. Subrayaron la capacidad de los países para valerse de las flexibilidades previstas en el Acuerdo sobre los ADPIC y convinieron en prorrogar las exenciones relativas a la protección de los productos farmacéuticos por medio de patentes hasta 2016 en el caso de los países menos adelantados. Con respecto a una cuestión subsistente, encomendaron al Consejo de los ADPIC una tarea: determinar cómo otorgar flexibilidad adicional para que los países que no tengan capacidad de fabricación en el sector farmacéutico puedan importar productos farmacéuticos patentados fabricados al amparo de licencias obligatorias. El 30 de agosto de 2003 se acordó una exención por la que se otorgaba esta flexibilidad.

Esquemas de trazado de los circuitos integrados

La base de la protección prevista en el Acuerdo sobre los ADPIC para los esquemas de trazado (“topografías”) de los circuitos integrados es el Tratado de Washington sobre la Propiedad Intelectual respecto de los Circuitos Integrados, concluido en el marco de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Se adoptó en 1989, pero aún no ha entrado en vigor. En el Acuerdo sobre los ADPIC se añaden una serie de disposiciones: por ejemplo, la protección debe otorgarse por un plazo mínimo de 10 años.

Fuente:World Trade Organization

Protección de la propiedad intelectual de acuerdo con los ADPIC: signos distintivos (2 de 3 partes)

Marcas de fábrica o de comercio

En el Acuerdo se establece qué tipos de signos deben merecer protección como marcas de fábrica o de comercio y cuáles deben ser los derechos mínimos conferidos a sus

descarga

Registro de marcas

titulares. Las marcas de servicios deben protegerse de la misma manera que las marcas de fábrica o de comercio utilizadas para los productos. Las marcas que hayan alcanzado notoriedad en un determinado país gozan de protección adicional.

 

 

 

Indicaciones geográficas

A veces se utilizan nombres de lugares para identificar un producto. Esa “indicación geográfica” no sólo denota dónde se elaboró el producto sino que, lo que es más importante, identifica también las características especiales del producto resultantes de sus orígenes.

Son ejemplos notorios “champagne”, “Scotch”, “tequila” y queso “Roquefort”. A los fabricantes de vinos y bebidas espirituosas les preocupa especialmente la utilización de nombres de lugares para identificar los productos, por lo que el Acuerdo sobre los ADPIC contiene disposiciones especiales con respecto a esos productos. Ahora bien, la cuestión es también importante en lo que se refiere a otros tipos de artículos.

La utilización del nombre de un lugar cuando el producto se haya fabricado en otro lugar o cuando no posea las características habituales puede inducir a error a los consumidores y puede dar lugar a una competencia desleal. En el Acuerdo sobre los ADPIC se establece que los países han de impedir esa mala utilización de los nombres geográficos.

En lo que se refiere a los vinos y bebidas espirituosas, en el Acuerdo se prevén mayores niveles de protección, es decir, aunque no exista peligro de que se induzca a error al público.

Se permiten algunas excepciones; por ejemplo, si el nombre está ya protegido como marca de fábrica o de comercio o si se ha convertido en un término genérico. Es el caso del término “cheddar”, que actualmente se refiere a un determinado tipo de queso no necesariamente fabricado en Cheddar, Reino Unido. Ahora bien, todo país que desee hacer una excepción por esos motivos debe estar dispuesto a entablar negociaciones con el país que desee proteger la indicación geográfica en cuestión.

Información no divulgada y secretos comerciales

Los secretos comerciales y otros tipos de “información no divulgada” que tengan valor comercial deben estar protegidos contra abusos de confianza y otros actos contrarios a los usos comerciales honestos. Ahora bien, deben haberse adoptado medidas razonables para mantener secreta la información. También deben estar protegidos contra todo uso comercial desleal los datos de pruebas facilitados a los gobiernos con el fin de obtener autorización para la comercialización de productos farmacéuticos o productos químicos agrícolas nuevos.

Control de las prácticas anticompetitivas en las licencias contractuales

El titular de un derecho de autor, una patente u otra forma de derecho de propiedad intelectual puede otorgar una licencia para que otra persona produzca o copie la marca de fábrica o de comercio, la obra, la invención, el dibujo o modelo, etc. protegidos. En el Acuerdo se reconoce que las condiciones de las licencias contractuales podrían restringir la competencia o impedir la transferencia de tecnología. Por consiguiente, se dispone que, en determinadas condiciones, los gobiernos tienen derecho a adoptar medidas para impedir prácticas anticompetitivas en materia de licencias que constituyan un abuso de los derechos de propiedad intelectual. Se dispone asimismo que los gobiernos deben estar dispuestos a celebrar consultas entre sí sobre el control de las prácticas anticompetitivas en materia de licencias.

Fuente:World Trade Organization

Protección de la propiedad intelectual de acuerdo con los ADPIC: principios básicos generales (1 de 3 partes)

En la segunda parte del Acuerdo sobre los ADPIC se examinan diferentes tipos de derechos de propiedad intelectual y la manera de protegerlos. El objetivo perseguido es velar por que existan normas adecuadas de protección en todos los países Miembros. A tal efecto, se parte de las obligaciones dimanantes de los principales acuerdos internacionales de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) ya existentes antes de que se creara la OMC:

  1. El Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial (patentes, dibujos y modelos industriales, etc.)
  2. El Convenio de Berna para la Protección de las Obras Literarias y Artísticas (derecho de autor)

Esos convenios no abarcan algunas esferas. Por otra parte, en algunos casos se consideró que las normas de protección prescritas eran insuficientes. Así pues, el Acuerdo sobre los ADPIC añade un número importante de normas nuevas o más rigurosas.

 

Derechos de autor

En el Acuerdo sobre los ADPIC se establece que los programas de ordenador serán protegidos como obras literarias en virtud del Convenio de Berna y se dispone cómo deberán protegerse las bases de datos.

El Acuerdo amplía también las normas internacionales en materia de derecho de autor imagespara abarcar los derechos de arrendamiento. Los autores de programas de ordenador y los productores de grabaciones de sonido deben gozar del derecho de prohibir el arrendamiento comercial al público de sus obras. Se aplica un derecho exclusivo similar a las películas cinematográficas: el arrendamiento comercial ha dado lugar a una realización muy extendida de copias de esas obras, lo que afecta a los ingresos que los titulares del derecho de autor podrían obtener de sus películas.

En el Acuerdo se establece que también los artistas intérpretes o ejecutantes deben tener derecho a impedir por plazo no inferior a 50 años la grabación, reproducción o radiodifusión sin su consentimiento de sus interpretaciones o ejecuciones (grabaciones ilícitas). Los productores de grabaciones de sonido deben tener el derecho de prohibir la reproducción de sus grabaciones sin su consentimiento por un plazo de 50 años.

Fuente:World Trade Organization

Propiedad intelectual: protección y observancia;Acuerdo sobre los ADPIC

Protección que abarca el Acuerdo sobre los ADPIC

  • Derecho de autor y derechos conexos            
  • Marcas de fábrica o de comercio, incluidas las marcas de servicios       
  • Indicaciones geográficas       
  • Dibujos y modelos industriales          
  • Patentes      
  • Esquemas de trazado (topografías) de los circuitos integrados  
  • Información no divulgada, incluidos los secretos comerciales

 

organizacion-mundial-comercEl Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) de la OMC, negociado en la Ronda Uruguay (1986-94), incorporó por primera vez normas sobre la propiedad intelectual en el sistema multilateral de comercio.

 

Las ideas y los conocimientos constituyen una parte cada vez más importante del comercio. La mayor parte del valor de los medicamentos y otros productos nuevos de alta tecnología reside en la cantidad de invención, innovación, investigación, diseño y pruebas que requieren. Las películas, las grabaciones musicales, los libros, los programas de ordenador y los servicios en línea se compran y venden por la información y la creatividad que contienen, no por los materiales de plástico, metal o papel utilizados en su elaboración. Muchos productos que solían ser objeto de comercio como productos de baja tecnología contienen actualmente una mayor proporción de invención y diseño en su valor: por ejemplo, las prendas de vestir de marca o las obtenciones vegetales.

Se puede otorgar a los creadores el derecho de impedir que otros utilicen sus invenciones, diseños o demás creaciones y de valerse de ese derecho para negociar la percepción de un pago por permitir esa utilización. Son los derechos de propiedad intelectual. Revisten una serie de formas: por ejemplo, los libros, las pinturas y las películas quedan protegidos por el derecho de autor; las invenciones pueden patentarse; los nombres comerciales y los logotipos de productos pueden registrarse como marcas de fábrica o de comercio; y así sucesivamente. Los gobiernos y los parlamentos han conferido a los creadores esos derechos como incentivo para generar ideas que beneficien a la sociedad en su conjunto.

El grado de protección y observancia de esos derechos variaba considerablemente en los distintos países del mundo y, a medida que la propiedad intelectual fue adquiriendo mayor importancia en el comercio, esas diferencias se convirtieron en una fuente de tensiones en las relaciones económicas internacionales. Así pues, se consideró que la manera de que hubiera más orden y previsibilidad y se pudieran resolver más sistemáticamente las diferencias era establecer nuevas normas comerciales internacionalmente convenidas en la esfera de los derechos de propiedad intelectual.

La Ronda Uruguay lo consiguió. El Acuerdo de la OMC sobre los ADPIC constituye un intento de reducir las diferencias en la manera de proteger esos derechos en los distintos países del mundo y de someterlos a normas internacionales comunes. En él se establecen niveles mínimos de protección que cada gobierno ha de otorgar a la propiedad intelectual de los demás Miembros de la OMC. Al hacerlo, establece un equilibrio entre los beneficios a largo plazo y los posibles costos a corto plazo resultantes para la sociedad. Los beneficios a largo plazo para la sociedad se producen cuando la protección de la propiedad intelectual fomenta la creación y la invención, especialmente cuando expira el período de protección y las creaciones e invenciones pasan a ser del dominio público. Los gobiernos están autorizados a reducir los costos a corto plazo que puedan producirse mediante diversas excepciones, por ejemplo hacer frente a los problemas relativos a la salud pública. Y actualmente, cuando surgen diferencias comerciales con respecto a derechos de propiedad intelectual, puede recurrirse al sistema de solución de diferencias de la OMC.

El Acuerdo abarca cinco amplias cuestiones:

  • Cómo deben aplicarse los principios básicos del sistema de comercio y otros acuerdos internacionales sobre propiedad intelectual.
  • Cómo prestar protección adecuada a los derechos de propiedad intelectual.
  • Cómo deben los países hacer respetar adecuadamente esos derechos en sus territorios.
  • Cómo resolver las diferencias en materia de propiedad intelectual entre Miembros de la OMC.
  • Disposiciones transitorias especiales durante el período de establecimiento del nuevo sistema.

 

Fuente:World Trade Organization